Resumen de la nueva Revista de Estudios Históricos, Nº 58

– DESCENDENCIA DE NEGROS, UN DESAFÍO PENDIENTE. ESTUDIO DE CASOS EN SANTIAGO DE CHILE (siglos XVIII a XXI), por Francisco José Urzúa Prieto y Cristián Mujica Escudero.

Este trabajo muestra cómo la historiografía chilena ha abordado a los negros en Chile -desde el siglo XIX al presente- pasando desde una casi negación hasta un actual consenso en que fue relevante el aporte negro, tanto desde un punto de vista demográfico como en la participación en la vida nacional, y que pese a esa constatación no ha avanzado en esclarecer qué sucedió con su descendencia. En ese sentido, en el presente trabajo se demuestra, a partir de casos concretos de la ciudad de Santiago, cómo es posible constatar dicho aporte en todos los estratos sociales, trazando el periplo vital desde la generación del esclavo hasta nuestros días. Incluyendo además una referencia a problemas metodológicos en la investigación de descendencias de negros y a los gremios de artesanos, las milicias y las cofradías, como instituciones en torno a las cuales surgieron y/o relacionaron económica y socialmente los afromestizos.

– LOS CORREA DE SAA EN CHILE, por Carlos Celis Atria.

Los Correa de Saa remontan su origen en Portugal a los comienzos de su historia nacional independiente de Castilla en el siglo XI. Recibieron el señorío de Faralaens por servicios en la reconquista lusitana y unos tres siglos después, por su entronque con el linaje de Castro, se convirtieron en señores de Penaboa. En la primera mitad del siglo XVI uno de ellos añadió por matrimonio el apellido de Saa. A contar de aquí el apellido compuesto se extendió principalmente en Portugal, Brasil y Chile. Jugaron los Correa de Saa un importante papel en las posesiones ultramarinas portuguesas, especialmente en Brasil y en Angola. En Río de Janeiro formaron una verdadera dinastía en los siglos XVI y XVII: varios y en generaciones sucesivas fueron los Correa de Saa que gobernaron entonces Rio de Janeiro, lo que les valió el Vizcondado de Asseca que disfrutaron hasta fines del XIX. La familia fue establecida en Mendoza, entonces capital de Cuyo en el reino de Chile, con el matrimonio en 1698 de Francisco Correa de Saa y Vilhena, natural de Lisboa, con María Pardo Parraguez descendiente de conquistadores de Chile. Un hijo de ellos gobernó Cuyo como Corregidor y un nieto, Roque Correa de Saa y Peñalosa nacido en Buenos Aires, proyectó su familia a Santiago en 1767. Aquí su descendencia ocupó una notoria posición social afianzada en lo económico por su vinculación al condado y mayorazgo de La Conquista. Ocuparon escaños en el Parlamento, fueron ministros de Estado y asimismo terratenientes que usufructuaron de la partición de la hacienda de La Compañía en Rancagua antigua propiedad de Los Condes de la Conquista. Esta posición social y económica los integró a la elite chilena uniéndose a los linajes tradicionales del país y convirtiéndose, por sus mujeres, en troncos de importantes ramas de familias de otros apellidos. Desde Santiago pasó una línea al Ecuador donde quedó descendencia en la que se cuenta el actual Presidente Rafael Correa.

– APUNTES SOBRE LA DESCENDENCIA DEL PRIMER MARQUÉS DE VALPARAÍSO, por Jaime Muñoz Sandoval.

Sobre la antigua familia de Andía Irarrázabal, afincada en Chile desde 1557, se ha escrito largamente, tanto respecto de sus antepasados en Guipúzcoa como sobre la destacada descendencia en Chile de su rama menor, que se prolonga hasta hoy por varonía. Más escaso es el conocimiento sobre la rama mayor, vuelta a la península, en donde fue agraciada con el vizcondado de Santa Clara de Avedillo y los marquesados de Valparaíso, Villahermosa y Busianos. El presente trabajo pretende aportar elementos para subsanar lo anterior, centrándose en la biografía del primer marqués de Valparaíso, personaje del siglo XVII español, y presentando su descendencia, que aunque extinguida por varonía, subsiste actualmente por línea femenina. Dado lo extenso que sería abordar un estudio sobre la totalidad de dicha descendencia, este trabajo se limita a las primeras generaciones, que llevaron el apellido de Andía, y continúa luego sólo con los titulares del marquesado de Valparaíso hasta nuestros días.

– CENSO DE EXTRANJEROS EN CHILE DE 1719 y 1720, por Patricio Díaz González.

Buscando antecedentes familiares, me fue facilitado un archivo fotográfico2 de un Archivo de la Real Audiencia, me refiero a la pieza segunda del Tomo 2837 del dicho fondo. En esta pieza, encontré una orden emanada del Rey Felipe V, y recogida por la Real Audiencia, en la que se exigía evacuar un informe de todos los extranjeros residentes en el Reino de Chile, con expresa mención de cuando habían llegado, de su origen, su estado civil y de que vivían. Junto a la orden real, estaban incluidas y ordenadas las respuestas que habían entregado los Corregidores de los Partidos a nuestra Real Audiencia.
Leyéndolo, encontré a dos antepasados de mi familia, por lo que creo que su extracto puede servirle a varios investigadores para encontrar, quizás, nuevos datos de sus ancestros, y sin duda, genera una lista de extranjeros quienes muchos de ellos fundaron familia en Chile, con descendientes hasta el día de hoy.
Los resultados de estos informes, generan una lista de 96 extranjeros, la mayoría de ellos franceses, y en menor número ingleses. Encontramos también un veneciano y un turco; la mayoría de ellos labradores, carpinteros y muchos de ellos sin oficio conocido. Se encuentran algunos mineros sobre todo en los Corregimientos del norte del país.

– EL CONQUISTADOR GASPAR DE VILLARROEL Y EL SEÑORÍO DE ARGANZA, por Cristián Cofré León.

Dos conquistadores venidos con quince años de diferencia recibieron el mismo nombre, Gaspar de Villarroel. El que nos ocupa en este artículo, llegó a Chile en 1555 y luego de una extensa carrera militar falleció en esta tierra, habiendo heredado en sus últimos años de vida un vínculo en el señorío de Arganza. Su hijo Sancho contrajo matrimonio con doña Isabel de Salinas Narváez, en quien tuvo dos hijas que tuvieron sucesión Canales de la Cerda y Morales; que a su vez dejaron familia Collart Canales (de donde vienen Collart, Cortés, y de las Cuevas), Canales Oyarzún (con abundante descendencia Canales, Corbalán, Grez, Moreira, Urzúa, Correa, Fuenzalida, Alderete, Donoso, Letelier, Labra, Aránguiz, Márquez, Daza, Argomedo, Espejo, Olave, Espinosa, y Cubillos), y Sagredo Canales (con hijos Frías Sagredo).
De los miles de españoles llegados a Chile durante el siglo XVI, la mayoría reconocía su cuna en Andalucía y Extremadura; Galicia y Vizcaya contaban con menos representantes, pero de El Bierzo y de Arganza particularmente solo parece existir el caso del conquistador Gaspar de Villarroel, quien además fue uno de los escasos “señores” venidos durante la conquista.

– LOS SMITH WANDLES: UNA FAMILIA BRITÁNICA EN LA ANTIGUA PROVINCIA DE CONCEPCIÓN, por Juan Esteban Villarroel.

El presente estudio tiene por objeto dar a conocer algunas someras noticias, siempre posibles de completar, corregir o extender, acerca de una familia inglesa radicada en la antigua provincia de Concepción durante la primera mitad del siglo XIX: los Smith Wandles.
Se trata, según lo que nuestra investigación ha podido comprobar, de una familia originaria de las norteñas regiones de New Castle y Northumberland en Inglaterra, y que arribó a nuestras costas hacia el año 1840, cuando Andrew Henderson Smith junto a su esposa Elizabeth Wandles e hijos, desembarcaron en el puerto de Talcahuano. Allí residieron por varios años, para luego establecerse en Coronel durante los años cincuenta, dónde el fundador de esta familia se dedicó a la incipiente industria del carbón de piedra.
Los hijos de este matrimonio, sin embargo, no proseguirán en dicha empresa a la muerte de sus progenitores, dedicándose, principalmente, a labores agropecuarias en las zonas de Arauco y Lebu durante el siglo XIX. En estos lugares se establecerán y darán origen a la mayoría de su posteridad.
Si bien, según se explicitará en el cuerpo de este artículo, la extinción de la varonía se produjo en la segunda generación, hemos podido filiar la descendencia que han dejado sus miembros femeninos en Chile, a través de los enlaces con las familias Reeves y Mackay (de Lebu) que entroncó con Prieto y Larraín; en los apellidos Crossman y Proctor, que pasarán a los Estados Unidos, como asimismo la que han dejado en las familias Carrera-Pinto y Fernández (de Lebu). Llegando, incluso, por una de estas líneas a la Argentina del siglo XX.

– LOS ANTEPASADOS DE SANTA TERESA DE JESÚS DE LOS ANDES, CARMELITA DESCALZA CHILENA, por Enrique Molina Canales.

Siguiendo el ejemplo de investigaciones anteriores sobre personas relevantes para la constitución de la nacionalidad chilena, el estudio da a conocer la genealogía ascendente de Santa Teresa de Jesús de los Andes, perteneciente a la familia Fernández, originaria de La Rioja, España, la cual enlazó con familias colombianas, antes de pasar a Chile y vincularse a tradicionales familias locales de origen europeo; cuenta además con interesantes entronques a familias de sangre indígena americana, y también a linajes españoles con ancestros judeoconversos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *